CARTAS A GODOT

ACERCA DE LAS „CARTAS A GODOT“

Alfred Lichter

 

Después de numerosos años buscando la “esencia del arte”, en los “Capriccios” encontré finalmente la fórmula para acercarme a este objetivo, de forma continua y en consonancia con mis distintos estados de ánimo.

Conseguí unos resultados cuyos protagonistas eran la naturaleza y la casualidad. Me sentí como interlocutor y asistente de una instancia superior. Se crearon y se crean objetos de una importante intensidad y de una fuerza radiante, tanto en los  cuadros como en las esculturas.

Sentí que mediante estas obras se abría una ventana. Una ventana hacia un mundo espiritual, un mundo contrario o paralelo a nuestra presencia real.

Un mundo en el cual, a diferencia de los mundos materiales, las posiciones opuestas no se combaten ni se destruyen entre sí, sino que se complementan y se refuerzan mutuamente.

Esta circunstancia ya existe en el arte, por ejemplo en la música, en la pintura abstracta o en la poesía.

Me supone una gran satisfacción poder participar en el lado positivo del arte durante los últimos días de mi permanencia en este mundo, ya que ahora soy capaz de mantener abierta de forma permanente la ventana hacia el mundo espiritual.

Los problemas del mundo real y material pasan a un segundo plano.

Mi deseo de profundizar mi contacto con la “esencia” me condujo a las “Cartas a Godot”.

Los cuadros y las esculturas me permiten dirigirme directamente al “gran desconocido”.

Este proceso continua.

El resultado y el final son una incógnita.

Vierter Brief an Godot-2010-116x356

  Achter Brief an Godot-2010-116x356

Neunter Brief an Godot-2010-116x356

  Fünftzehnter Brief an Godot-2010-356x116

Sechzehnter Brief an Godot-2010-356x116

  21.Brief an Godot-2012-116x365